Lunes Santo

35

El Lunes Santo es el segundo día de la Semana Santa. El Lunes Santo también es conocido como el lunes de Autoridad.

Lunes Santo

Desde el día anterior, Domingo de Ramos, Jesucristo también ayuna, su espíritu no se relaja. El lunes, al encaminarse de nuevo al Templo de Jerusalén, “sintió hambre. Pero en lugar de recurrir a los suyos pidiendo alimento, se dirige hacia un higuera buscándolo.

Sabe que las higueras florecen en junio y raramente lo hacen en abril; pero le mueve un deseo intenso de que Israel dé buenos frutos, a pesar de todas la evidencias. Jesucristo tiene hambre del amor de su pueblo y de todos los hombres. Pero aquel pueblo es como la higuera que tiene muchas hojas y ningún fruto.

Al día siguiente “Por la mañana, al pasar, vieron que la higuera se había secado de raíz”. Los discípulos estaban acostumbrados a los milagros, pero esta vez se sorprenden, pues se dan cuenta que forma parte del mensaje de Jesús que les habla por medio de un símbolo.

Un árbol frondoso y prometedor se ha secado casi de repente. “Y acordándose Pedro, le dijo: Rabbí, mira, la higuera que maldijiste se ha secado”. Era como decirle explícanos esta nueva parábola unida a un milagro tan extraño. Jesús abre su alma y les explica algo esencial: el valor de la fe y la importancia del perdón y les contestó: “Tened fe en Dios”.

La necesitarán pues dentro de poco van a ver la debilidad de Dios, o mejor, un manifestarse del amor divino que se abajará al máximo para ganar la buena voluntad de los hombres. Para personas acostumbradas a considerar a Dios lleno de poder y majestad, es un escándalo verle humilde para vivir el misterio del perdón.

María Magdalena lava y perfuma los pies de Jesús

De acuerdo con el Evangelio, El Lunes Santo también es el día en que María Magdalena lava y perfuma los pies de Jesús (Lucas 7, 38). El encuentro de Jesús con María Magdalena como pecadora se produce en casa del fariseo Simón que ha invitado a comer a Cristo.

La pecadora arrepentida, María Magdalena, llorando y ataviada con una túnica escarlata, seca los pies de Cristo con sus largos cabellos.

Este suceso nos pide actitudes de arrepentimiento de nuestros pecados para transformarlo en servicio hacia el prójimo.

Jesucristo por su parte ofrece su perdón y compasión infinita para todos los corazones genuinamente arrepentidos.

Este día, El Lunes Santo, también conocido por la segunda expulsión de Jesucristo a los mercaderes en el templo.