Jueves Santo

24

El Jueves Santo es el quinto día de la Semana Santa y abre el Triduo Pascual. En este día la Iglesia católica conmemora la institución de la Eucaristía en la Última Cena y el lavatorio de los pies realizado por Jesús.

Jueves Santo

El Jueves Santo es un día particularmente significativo para la Iglesia Católica ya que tienen lugar varios sucesos. Este día se conmemora la Institución de la Eucaristía en la celebración de los Santos Oficios. Más tarde, en la denominada hora santa, se rememora la agonía y oración de Jesús en el huerto de los olivos, la traición de Judas y el prendimiento de Jesús.

Última Cena

La Última Cena es también conocida como la Cena Pascual y tiene su origen las festividades judías.

La Iglesia Católica entiende que la Eucaristía fue anticipada en el Antiguo Testamento, especialmente en la denominada cena pascual, celebrada por los judíos, donde consumían pan sin levadura, carne de cordero asada al fuego y hierbas amargas.​

Los elementos principales de la celebración de la Pascua judía se encuentran en los siguientes textos bíblicos del Éxodo 12:1-8.

San Pablo considera la muerte de Jesús en cruz en clave pascual: «Cristo nuestra Pascua ha sido inmolado» (1Cor 5:7). Lo mismo hace San Juan Evangelista al aplicar a Cristo la frase referida al Cordero Pascual: «no se le quebrará hueso alguno» (Éxodo 12:46) en Juan 19:36.

Institución de la Eucaristía

La Eucaristía es una acción de gracias al Señor y es también conocida como el Santo Sacrificio.

Para la Iglesia Católica es el sacramento del cuerpo y de la sangre de Jesucristo bajo las especies de pan y vino. Este es un acto sagrado que, por medio de la consagración, se convierten en su cuerpo y sangre de Cristo.

La Iglesia Católica considera a la Eucaristía como un sacramento instituido por Jesucristo durante la Última Cena con sus apóstoles.

Tomad y comed, este es mi cuerpo, que será entregado por vosotros. Del mismo modo, tomó el cáliz y se lo dio a sus discípulos diciendo: Tomad y bebed todos de él, porque esta es mi sangre, sangre de la alianza nueva y eterna, que será derramada por vosotros y por muchos para el perdón de los pecados. Haced esto en conmemoración mía.” Cfr. Mateo 26:26-29

La Eucaristía es el corazón y la cumbre de la vida de la Iglesia Católica, pues en ella Cristo asocia su Iglesia y todos sus miembros a su sacrificio de alabanza y acción de gracias ofrecido una vez por todas en la cruz a su Padre; por medio de este sacrificio derrama las gracias de la salvación sobre su Cuerpo, que es la Iglesia.

En la Eucaristía, Cristo se hace presente y vuelve a entregarse en sacrificio voluntario de amor para redimir al hombre.

Lavatorio de los pies

El lavatorio de pies es un simbolismo católico que nos invita a servir al prójimo.

Tradicionalmente, el Jueves Santo, los sacerdotes de todo el mundo realizan el lavatorio de pies, recordando cuando Jesús lavó los píes de sus apóstoles, considerado como un acto de humildad y servicio.

En México, los obispos, han establecido que el Jueves Santo sea el día de la caridad. El objetivo de esto no es llevar a cabo una colecta para los pobres, sino mas bien el impulso de seguir el ejemplo de Jesús que compartió todo su ser: el servicio vivo y genuino al prójimo.

La oración de Jesús en el Huerto de Getsemaní

Al término de la Cena Pascual, Jesús se retiró con sus apóstoles para orar. Durante la oración en el Monte de los Olivos, dentro del huerto de Getsemaní, Jesús pidió a sus apóstoles que oraran con él, pero ellos cayeron en un sueño profundo.

Durante este suceso, Judas Iscariote llevó a la policía del Sanedrín para que realizaran el Prendimiento de Jesús, traicionándolo, con un beso, por unas monedas de plata.