Domingo de Ramos: qué es, significado, historia y celebración

30

Domingo de ramos: qué es, significado, historia y celebración. El Domingo de Ramos es una celebración de la religión cristiano católica. En esta celebración se conmemora la entrada de Jesucristo a la ciudad de Jerusalén. Con este suceso, suceso profetizado, se da formalmente inicio a la Semana Santa.

¿Qué es el Domingo de Ramos?

Con el Domingo de Ramos se abre solemnemente la Semana Santa, con el recuerdo de las palmas y de la entrada de Jesús a Jerusalén y la Liturgia de la Palabra que evoca la Pasión del Señor en el Evangelio de San Marcos.

El Domingo de Ramos “comprende a la vez el presagio del triunfo real de Cristo y el anuncio de la Pasión”.

Este día tiene dos nombres: “Domingo de Ramos” o “Domingo de Pasión”, aunque por el primero es más conocido.

Domingo de Ramos: qué es, significado, historia, celebración y símbolos.
Domingo de Ramos: qué es, significado, historia, celebración y símbolos.

Significado del Domingo de Ramos

El significado del Domingo de Ramos decimos a Jesucristo cuanto queremos seguirlo como el Rey de Reyes. Queremos seguirlo aunque ello implique que debemos sufrir o morir por Él.

Jesús reclama el derecho de los reyes en la entrada triunfal a Jerusalén

Significado de la procesión

La procesión simboliza un homenaje público a Dios. Un homenaje a la llegada de Dios a nuestras vidas. Un homenaje al amor, la paz y la esperanza que Jesucristo ha traído al mundo.

Los peregrinos reconocieron a Jesús como su rey mesiánico

Significado de las palmas

Las palmas se usaban en el tiempo de los romanos para representar la victoria. En el Domingo de Ramos, las palmas, simbolizan la victoria de Jesucristo como Rey Celestial sobre los reyes terrenales.

La multitud que aplaudió la llegada de Jesús no es la misma que exigió su crucifixión

Historia del Domingo de Ramos

Algunos 450-500 años antes, el profeta Zacarías había profetizado: “Alégrate mucho, hija de Sion; da voces de júbilo, hija de Jerusalén; he aquí tu rey vendrá a ti, justo y salvador, humilde, y cabalgando sobre un asno, sobre un pollino hijo de asna“. (Zacarías 9:9)

La historia del Domingo de Ramos, de acuerdo con el Evangelio, se remonta a exactamente una semana previa a la pasión y muerte de Jesucristo (Mateo 21:1-11).

En recuerdo de este evento, celebramos el Domingo de Ramos. Es conocido como el Domingo de Ramos, debido a las ramas de palma que fueron puestas en el camino cuando Jesús entró en Jerusalén, montado sobre el asno.

El Domingo de Ramos fue el cumplimiento de la profecía de los “setenta sietes” del profeta Daniel: “Sabe, pues, y entiende, que desde la salida de la orden para restaurar y edificar a Jerusalén hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas, y sesenta y dos semanas; se volverá a edificar la plaza y el muro en tiempos angustiosos “. (Daniel 9:25)

Celebración del Domingo de Ramos

La celebración del Domingo de Ramos inicia con la procesión con las palmas. Nosotros recibimos las palmas y decimos: “Bendito el que viene en el nombre del Señor“.

El sacerdote bendice las palmas y dirige la procesión. Al llegar a la Iglesia, el sacerdote da inicio a la misa. Se lee el Evangelio de la Pasión de Cristo.

Al término de la misa, los feligreses se llevan las palmas benditas a sus hogares. La costumbre sugiere las palmas llevadas a casa se coloquen a las puertas formando una cruz. Esta símbolo nos recuerda que Dios es nuestro rey y debemos darle paso a Él y su mensaje.

“Hossana” es un grito de júbilo y una oración profética que se realiza en todo el proceso de celebración del Domingo de Ramos.